Adiós

Un fuerte sentimiento de dolor me invade a cada día que pasa. Porque no sé cuánto tiempo nos queda para estar juntos.

Mi ama se muere, pero no quiero saber cuándo. Quiero disfrutar de ella todos los días que me queden y hacerla disfrutar de todo lo que nos ha enseñado. Mimarla y cuidarla hasta el final de sus días.

Adiós madre querida y amada por todos tus hijos.

Anuncios

Bajo el hielo.

Bajo los hielos imperecederos de la Antártica se escondían las ruinas de la primera civilización avanzada que hubo sobre la tierra y no me estoy refiriendo a la humana. Ya que antes que la nuestra hubo otras muchas civilizaciones que, o bien avanzaron tanto que dejaron este planeta para conquistar las estrellas o bien se aniquilaron con guerras.

Os estaréis preguntando ¿Cuántas civilizaciones han pasado? Pues bien, según los mayas, cuatro pues nos encontramos en la quinta era y última.

Todas las anteriores civilizaciones bebieron del saber de la primera, ya que igual que nosotros hallaron las ruinas bajo los inhóspitos hielos surgidos después de la desaparición de la primera.

Se cree que los hielos aparecieron a causa de un desplazamiento del eje, provocado por uno de los experimentos llevado a cabo por la civilización a la que pertenecía aquellas ruinas, que ahora nos tocaba a nosotros desvelar sus secretos.

M. D. Álvarez

La teoría del caos.

Todos somos hijos del caos, de ahí la evolución tan caótica que llevamos. Como hijos suyos tendemos a la aniquilación y yo sería testigo indirecto de vuestra extinción. No se me permite intervenir por mucho que me pese, pues un mandato divino nos impide intervenir en la creación del universo de nuestro predecesor.

El caos había llevado a cabo su universo de forma imprecisa y con muchos fallos. Su teoría, era que nada dura eternamente y como muestra, añadió un plazo de autodestrucción.

M. D. Álvarez

Un día cualquiera.

Te sucederá un día cualquiera y sin que te hayas dado cuenta. Serás una persona distinta y sin saber porque. Te hallaras sólo, pero en compañía de todos. Con el corazón roto, pero con un ansia de vivir que te distinguirá de todos.

Todos te verán distinto, pero tú seguirás siendo el mismo, pero distinto. Tu corazón roto se repondrá y querrá seguir amando, pero no podrá, porque ya no serás el mismo.

Y todo esto te sucederá, en un día cualquiera.

M. D. Álvarez

La cacería de la criatura.

¿Cómo enfrentarse con aquello? Era una pregunta inquietante e incomprensible.

Aquello era una criatura diminuta, pero con un poder sobrecogedor. Su mirada podía helar la sangre y destrozarte por dentro.

Ya había eliminado a dos de mis mejores cazadores y estaba visto que si no actuaba rápido, iba a tener idéntico destino.

No podía demorarlo por más tiempo así que bajé de mi montura y lo aplasté con mi bota, limpiándome sus restos en una roca cercana.

Mira que había sido fácil y aquella cosa había eliminado a nada menos que 10 de los mejores cazadores del reino, además de 2 de los míos.

M. D. Álvarez